¿Qué es un deshumidificador y para qué sirve?

Si estás leyendo artículo sobre deshumidificadores me imagino que estás sufriendo problemas de humedad en tu hogar y quieres saber si este dispositivo de climatización te puede ayudar o no. Así que voy a intentar despejar todas tus dudas.

¿Que es un deshumidificador?

Un deshumidificador es un electrodoméstico con la capacidad de absorber el vapor de agua que se encuentra en el aire, y por tanto, reducir el nivel de humedad que hay en el ambiente.

¿Para que sirve un deshumidificador?

La función principal de un deshumidificador es reducir el porcentaje de humedad del aire consiguiendo un ambiente saludable para las personas y adecuado para los materiales que forman parte de la vivienda u otros espacios.

Sin embargo, el continuo perfeccionamiento de estos productos ha hecho que incorporen otras funciones para mejorar nuestra calidad de vida:

📌 Purificar el aire: los deshumidicadores más recientes han mejorado mucho el sistema de filtrado de aire mediante la incorporación de un sistema de doble filtro. Esto permite atrapar de forma eficaz el polvo, la pelusa, los ácaros y otras partículas bacterianas presentes en el aire. Estas mejoras son especialmente beneficiosas para personas con problemas respiratorios como bronquitis, asma o alergias.

para que sirve un deshumidificador

Hay modelos que están certificados como beneficiosos para personas con asma y alergias.

📌 Hacer la colada: la función secado de ropa que incluyen algunos modelos sirve para reducir el tiempo que tardas en hacer secar la colada y evitar que tenga malos olores derivados de la falta de ventilación.

📌 Ahorrar en calefacción: un ambiente «seco» (con el nivel de humedad adecuado) necesita menor cantidad de energía térmica para subir de temperatura, ya que el agua tarda cuatro veces más en calentarse que el aire. Por lo tanto, al reducir la cantidad de vapor de agua en la atmósfera, se consigue que la calefacción sea más efectiva, lo que se traduce en ahorro de consumo energético.

¿Cómo funciona?

Existen dos tipos de deshumidificador, el refrigerante y el desecante. Esta consideración es importante ya que tienen diferentes mecanismos de funcionamiento y características.

Deshumidificador refrigerante

El deshumidificador refrigerante funciona a través de la condensación:

deshumidificador refrigerante

  1. En primer lugar, se absorbe el aire mediante un compresor y pasa a través de los filtros para eliminar las impurezas.
  2. Una vez dentro, el aire llega a un conducto que está a menor temperatura que el exterior (se utiliza gas refrigerante para enfriar el conducto), por lo que se consigue que el vapor de agua cambie a estado líquido a través de la condensación y que quede almacenado en el depósito.
  3. Cuando el aire ya está libre de humedad, atraviesa un conducto a elevada temperatura para regresar al exterior más caliente que cuando entró.

 

Cuanta más presión alcance el compresor, mayor será la capacidad de absorción. Este aspecto es importante para elegir el deshumidificador adecuado a las características de tu casa.

Este tipo de deshumidificador es el que se suele utilizar en la mayoría de ocasiones.

Tiene la ventaja de que resulta más económico y tiene un menor consumo energético. Además, por lo general tiene mayor capacidad de absorción.

Sin embargo, el aspecto negativo de el deshumidificador refrigerante es que no funciona a bajas temperaturas (inferiores a 5ºC).

Deshumidificador desecante

El deshumidificador desecante funciona a través de una reacción química que se produce cuando el material absorbente (gel de sílice) entra en contacto con el aire:

deshumidificador desecante

  1. El gel de sílice está distribuido dentro de un rotor que está girando continuamente con la ayuda de un motor. Al entrar en contacto con el aire, se produce una reacción química por la que se absorbe la humedad del aire.
  2. En la otra parte del rotor, hay un calentador de aire que expulsa aire caliente. Cuando el gel entra en contacto con el aire caliente, el material se reactiva y desprende toda la humedad almacenada.
  3. El aire sale al exterior sin humedad. Gracias a la acción del calentador, el aire seco sale a más temperatura que cuando fue procesado.

 

El gel de sílice es un material que se va regenerando constantemente, por lo que no hay que sustituirlo durante toda la vida útil del deshumidificador.

Este tipo de deshumidificador tiene un funcionamiento más complejo y suele tener mayor coste, por lo que la mayoría de personas optan por el refrigerante.

Tiene la ventaja de que puede funcionar a bajas temperaturas (incluso inferiores a 0ºC). Además, es bastante silencioso porque no utiliza compresor.

Como desventaja, el deshumidificador desecante tiene mayor consumo energético y por lo general  menor capacidad de absorción.

Te dejo un vídeo del deshumidiifcador desecante Delongui DNS 65, que como podrás apreciar es realmente silencioso.

Conclusión

Los deshumidificadores son una gran ayuda para mantener un nivel de humedad saludable de manera constante. Además, le puedes dar otras utilidades interesantes como secar la ropa, mejorar la calidad del aire o ahorrar en calefacción.

Hay veces en las que para solucionar el problema de humedad es necesario arreglar la fuente del problema, como por ejemplo en casos de filtraciones o averías. Dejando de lado estos casos, creo que un deshumidificador es la mejor opción que existe actualmente para eliminar la humedad.

Salvo que vivas en una zona con temperaturas muy bajas, te recomiendo comprar un deshumidificador refrigerante, puesto que te saldrá más económico y además son más eficientes en el consumo.

Para elegir el deshumidificador adecuado tienes que tener en cuenta algunos aspectos técnicos cómo la potencia, el área de actuación o el tamaño del depósito. Para escoger el modelo que más se adapta a tus necesidades, puedes consultar nuestra guía de los mejores deshumidificadores.

Digiprove sealCopyright secured by Digiprove
¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 2 Promedio: 5)

Deja un comentario